Marbella, una atractiva oportunidad en tiempos de incertidumbre económica

Iñigo Molina

Director regional de CBRE

 

Hace unos años, concretamente en 2011, en plena recesión, decía en algún foro que numerosos fondos e inversores consideraban Marbella una atractiva oportunidad en tiempos de incertidumbre económica, gracias a que se trata de una ciudad globalizada y, por lo tanto, no tan dependiente de la evolución económica española.CBRE2012_207

No andaba yo desencaminado, y es que la Costa del Sol, en particular Marbella, ha mantenido un comportamiento económico diferente al resto de España, anticipando las recesiones y cayendo antes en crisis, pero a la vez tocando suelo y recuperando los primeros.

Cuando el resto del país todavía sufría las inclemencias de la crisis, Marbella ofrecía, y aún ofrece, grandes oportunidades tanto para promotores como inversores.

Según el último informe elaborado por CBRE, 2014 es el año de la toma de posición residencial. Esto lo afirmamos porque hemos detectado interés por parte de grupos nacionales e internacionales y hemos visto cómo ya se han realizado las primeras operaciones de suelo. Estoy convencido de que, a lo largo del año, se verán promociones de volumen pequeño con pre-comercialización que confirmarán así el interés comprador.

Sin embargo, el proyecto estrella del sector será la venta de una cartera de inmuebles de la Junta de Andalucía. Se trata de la venta de 75 edificios de la Administración bajo fórmula sale & leaseback, es decir, quedándose la Junta como inquilina tras la venta. De llevarse a cabo esta operación, será una de las de mayor envergadura de las gestionadas por administraciones públicas en España, ya que se estima que la venta alcance los 300 millones de euros. Además, supondrá sin duda el pistoletazo de salida para otras inversiones institucionales en la región y dinamizará el mercado de oficinas y de inversión en Málaga. En la provincia de Málaga se encuentran cinco de estos activos (cuatro en Málaga y uno en Marbella).

Otro de los sectores que podría vivir un cambio de tendencia durante este año en la Costa de Sol es el sector logístico. Tradicionalmente, en Málaga había escasez de suelo para plataformas logísticas, pero con el nuevo Plan General de Ordenación Urbana se ha liberado suelo para este fin. Si a eso le sumamos una mejora del consumo y de la demanda interna, que aunque de forma aún débil parece que empieza a repuntar, debería concretarse un moderado crecimiento de la actividad industrial y logística.

Y por supuesto, ¿cómo hablar de la Costa del Sol sin mencionar el sector hotelero y el turismo? Desde CBRE consideramos que el sector hotelero será el que mejor comportamiento tendrá durante este año y principios del próximo en la región, de la mano de las buenas expectativas del turismo. Veremos las mayores oportunidades en los dos extremos del mercado: en la hotelería 5 estrellas y en la low cost, aún poco desarrollada. En cuanto a la procedencia del capital, ya vimos en 2013 algunas transacciones hoteleras protagonizadas por grupos alemanes, portugueses, franceses e incluso chinos, y próximamente veremos también capital estadounidense entrando en el mercado español.

No obstante, todavía quedan cosas por hacer en la Costa del Sol, que además atraerían la atención de otro tipo de inversores. Por ejemplo, actividades como la salud y la educación todavía tienen un alto margen de desarrollo en la región. Marbella es un destino europeo preferente para la cirugía plástica y la odontología, y con el apoyo de las autoridades locales, conseguiríamos intensificar ambos segmentos. Un gran campus de asistencia médica que agrupase estas especialidades sería una interesante oportunidad de desarrollo, y generaría mucho empleo. Hacer de Marbella una ciudad bilingüe sería otra alternativa similar, y serviría como excelente base para promover una Universidad o una Escuela de Negocios, cada una de ellas capaz de impulsar por sí misma varios productos residenciales y de incentivar la presencia de jóvenes a lo largo del año.

Estos posibles desarrollos generarían estabilidad y una nueva y variada demanda al mercado residencial. Sería ridículo pensar que una ciudad como esta debiera recuperar un modelo económico basado casi exclusivamente en la construcción y la venta de inmuebles. Por eso resulta importante planificar otros desarrollos culturales y de infraestructuras capaces de ampliar el soporte económico y de aportar solidez. Ai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *