Hablamos con Javier González de Lara, presidente de CEA, sobre los efectos de la crisis sanitaria

Javier González de Lara, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, reflexiona sobre los efectos de la crisis sanitaria por el coronavirus Covid-19 sobre la economía y las empresas, y sobre las medidas necesarias para minimizar ese impacto.

¿Cómo valoran en CEA los efectos de la actual crisis sanitaria sobre la economía y las empresas?

A medida que han ido pasando los días de la crisis sanitaria y también la restricción de la actividad productiva, las previsiones sobre las consecuencias económicas de esta crisis son devastadoras. Las últimas prospectivas de diversos organismos y observatorios acercan ya la caída del PIB de España a los dos dígitos. La crisis económica que nos espera no tiene precedentes similares en las crisis clásicas de origen financiero, industrial o de mercado. Es, además, una crisis global, como lo es la pandemia del coronavirus.

¿Qué medidas considera más acertadas y cuáles más desacertadas de las implementadas por el Gobierno?

A nivel nacional, e incluso antes del Decreto de alarma, CEOE y Cepyme junto con UGT y CCOO presentamos al Gobierno un documento de medidas extraordinarias para hacer frente a las situaciones que había que prever, puesto que la normativa laboral y de Seguridad Social en vigor ofrecían una respuesta insuficiente. Estas propuestas fueron, obviamente, asumidas también por CEA.

Sin embargo, las medidas con las que ha respondido el Gobierno de España no es que sean “acertadas” o “desacertadas”, es que han ido siempre muy por detrás de los acontecimientos. Están siendo insuficientes, en ocasiones contradictorias y algunas veces han intentado criminalizar a los empresarios, con un ataque directo a su figura, a quienes poco menos que se les reprochaba la utilización de un contexto sobrevenido para desprenderse de sus trabajadores, cuando precisamente son el principal activo de la empresa.

¿Qué iniciativas proponen desde la Confederación para impulsar la actividad empresarial post coronavirus?

Para impulsar la actividad empresarial “post-coronavirus”, hay que empezar a actuar ya, en plena crisis sanitaria. La mayoría de los sectores productivos, al no haber sido considerados como esenciales, aún no han retomado su actividad, por lo que sigue siendo prioritario lo que hemos denominado “un banco del tiempo”. Esto es, generar instrumentos que faciliten a los empresarios y autónomos una mayor liquidez, bien mediante la moratoria de pagos y de sus costes sociales y fiscales, bien mediante la agilización de los compromisos de financiación y avales comprometidos.

También habría que comenzar ya, y no esperar al “día después” del Covid-19, para impulsar una amplia interlocución que facilite el Diálogo Social, bajo unos criterios de absoluta lealtad institucional, con la participación de las organizaciones empresariales más representativas, sindicatos, las distintas Administraciones Públicas y los grupos políticos. En el centro de toda esa actuación debe estar la empresa, porque en ella reside la solución para salir del agujero económico y social.

La empresa es el referente al que hay aferrarse a la hora de pensar en el mañana. Ahora y luego, cuando todo pase, será esencial reivindicar el “valor de la empresa”, por su generosa contribución de progreso a todo lo que le rodea y por su capacidad transformadora para crear empleo, calidad de vida y bienestar social. Desde el diálogo y con la unidad de acción de todos, venceremos esta gran amenaza sanitaria, económica y social.