El alcalde de Sevilla inaugura el azulejo del Puente de Barcas

La Asociación Puente de Barcas está de enhorabuena. El pasado 29 de enero, tras años de esfuerzo y dedicación, esta agrupación ha conseguido que se haga algo de la justicia que merece el que fuera el primer Puente que unió Sevilla y Triana. Desde ese día es posible ver esta histórica obra en un azulejo realizado por el ceramista Juan José Lupión Álvarez, con el que se pone en valor esta importante infraestructura.

Se trata de un gran paso hacia un objetivo mayor, conseguir el monumento al Puente de Barcas, algo que está en los estatutos de esta asociación, y en lo que se lleva trabajando desde sus inicios, con Andrés Segura Benítez como presidente que inició esta andadura, y que ha continuado de la mano del actual, Domingo Nieto Bautista. Todos ellos, acompañados de autoridades, del resto de asociados, amigos y trianeros, algunos tan emblemáticos como Francisco Arcas, se dieron cita en los bajos del mercado de Triana, junto a la capillita de El Carmen, lugar elegido para instalar este azulejo. Y es que, como indicó Domingo Nieto, “es el lugar idóneo, ya que fue delante del Castillo de San Jorge, donde mayor tiempo estuvo ubicado” el Puente de Barcas.

El acontecimiento contó con la presencia del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, de la delegada del Distrito Triana, Carmen Castreño y de Rafael Belmonte, concejal del Grupo Popular en el Ayuntamiento hispalense. Pero esto solo ha sido un paso, que todos esperan que termine en la construcción de ese monumento del que ya existe un diseño realizado por el arquitecto Enrique Carvajal Salina. De este proyecto, ya se ha mostrado en varias ocasiones una maqueta donde se aprecia la belleza con la que se recrea este puente en la que está llamada a ser una obra de enorme trascendencia histórica para la ciudad. En el acto, el alcalde de Sevilla recordó esta iniciativa, ya que consideró este azulejo como “la primera pieza de otra más importante, para la que buscáis financiación y apoyo económico”, indicó. Y todos esperan que desde las instituciones públicas se impulse la realización de este monumento. Porque como indicó en su discurso Domingo Nieto Bautista, “nuestra asociación es pobre, y no puede hacer frente al coste del proyecto, para cuya realización, esperamos el patrocinio de empresas”.

Y no se está hablando de un monumento que aporte sólo belleza a la ciudad, su razón de ser va mucho más allá, porque todos coinciden en que es necesario para que este Puente perdure en la historia, para que las generaciones futuras recuerden que una vez, hace muchos años, Sevilla y Triana no estaban comunicadas y que unas simples barcazas obraron el milagro de unirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *