Cómo salir de la crisis sin dejar a nadie en el camino

Andalucía va a salir de la crisis. Como va a salir España de la única manera en que se puede salir: tomando las medidas necesarias para hacer frente a la complicada situación que nos ha tocado vivir. De la forma más equitativa y justa para los ciudadanos. Es el reto que tiene toda la sociedad y en especial las administraciones (donde reside la principal responsabilidad de superar la realidad económica actual).

Presidente del PP Andaluz
Juan Ignacio Zoido

Andalucía debe incorporarse cuanto antes al camino iniciado por el Gobierno de España, por otras comunidades autónomas y por muchos ayuntamientos. Estado somos todos. Y quien elija quedarse fuera de este reto por simples peleas políticas, llevará a sus administrados a perder el tren que nos lleva a la salida de la crisis. Para los andaluces es vital no estar en ese furgón de cola e incorporarse cuanto antes al camino acertado. No es momento de enfrentamientos banales entre políticos. Es momento de unir esfuerzos para que nadie se quede fuera cuando comience la recuperación. También lo es para el Gobierno andaluz.

El Gobierno de España ha sabido desde el primer momento hacer frente a la realidad. La expectativa de los españoles de solución inmediata a la crisis por la entrada de Mariano Rajoy y su equipo en el gobierno se vieron truncadas cuando afloran las verdaderas cuentas del Estado, hasta entonces camuflado. La gestión irresponsable había derivado en que España había gastado 90.000 millones de euros más de lo que ingresaba. Y la decisión fue firme e irreversible: había que adelgazar la Administración, hacer reformas profundas y pedir a los españoles un sacrificio por algo que no hemos ocasionado ni los ciudadanos ni el Partido Popular.

La clave está en ser capaces de generar crecimiento y crear empleo. Y para eso hay que reducir el déficit aunque el corto plazo sea recesivo. Es una condición irremediable para impulsar el crecimiento y conseguir el descenso del paro. Los analistas, el Fondo Monetario Internacional y los mercados ya avalan esta fórmula. Los resultados se verán a medio y largo plazo, pero la luz al final del túnel comienza a vislumbrarse. Y ese es un buen motivo para no abandonar esta senda, dura, pero certera.

Quienes gobiernan la Junta de Andalucía deben renunciar a la confrontación de partidos y no abandonar el barco que nos lleva a buen puerto. Las cifras demuestran que después de 30 años gobernando, no han conseguido situar a Andalucía donde merece estar. Y en estos momentos tan difíciles, es crucial enderezar la situación para que los andaluces no suframos más la crisis que el resto de los españoles.

Nuestra Comunidad Autónoma es la única con ocho provincias con tanta entidad. Y una gestión equivocada ha provocado que uno de cada tres parados en España sea andaluz, que de todos los jóvenes en el paro el 75% estén en Andalucía y que el déficit esté muy alejado de los límites de endeudamiento coherentes y marcados años anteriores. Andalucía tiene un déficit del 3,22% del PIB frente al objetivo del 1,5%. Desde el año 2010 la Junta de Andalucía ha aprobado tres planes económicos y financieros. Y todos los ha incumplido. Es momento de poner límite al endeudamiento. No sólo de fijarlo, sino también de cumplirlo.

Frenar el déficit no es un capricho sino una condición ineludible para acabar con el paro. La Administración andaluza tiene que dar un giro: en estos momentos gasta mucho más de lo que puede pagar (6,3 millones de euros al día en intereses de la deuda), tiene margen para adelgazar su estructura administrativa (la Junta mantiene un total de 372 entes y desde que se aprobó el Plan de Reordenación del Sector Público en 2010 únicamente se han reducido 5 entes de los 111 previstos). Y aun así se resiste a afrontar con responsabilidad la realidad.

Esta situación se ha complicado aún más por la incapacidad de la Junta de Andalucía para colocar la deuda autorizada y convencer a las entidades financieras para que aumenten el crédito por la falta de confianza y de seguridad jurídica generada por el Gobierno andaluz.

Por el contario, contamos con un Gobierno en España que apoya a Andalucía. Nunca antes un Presidente de la Junta de Andalucía tuvo tanta ayuda de un Presidente de gobierno como ahora. A Andalucía se la ha amparado y ayudado con todos los mecanismos posibles: línea ICO para pago de vencimientos por valor de 596 millones, aplazamiento de las liquidaciones negativas del Sistema de Financiación por importe de 640 millones, anticipo de la liquidación de 2010 por 229 millones y Plan de Pago a Proveedores por 2.700 millones de euros. La Comunidad más beneficiada de todo el territorio español.

Andalucía tiene que utilizar la ayuda del gobierno para apostar con claridad por sectores que impulsan el crecimiento de Andalucía. La industria agroalimentaria, el turismo, innovación y conocimiento, entre otros, son los ejes sobre los que Andalucía volverá a generar empleo y crear riqueza.

El territorio andaluz, su riqueza paisajística y patrimonial constituyen una fuente de recursos que es necesario activar al servicio del empleo. El turismo en todas sus facetas, residencial, cultural, de congresos y medioambiental, y la innovación vinculada al mundo empresarial y universitario, con una fuerte proyección hacia las nuevas formas de producción de energía, son campos a potenciar y apoyar desde la Comunidad Autónoma.

Mientras otras comunidades autónomas que ya han tomado medidas reducen el déficit y aumentan el PIB (como claro síntoma de crecimiento), Andalucía invierte esa tendencia. Galicia es un ejemplo de ello: con un déficit en el año 2010 del 2,34%, consiguió reducirlo en sólo un año hasta el 1,61% (mientras Andalucía pasaba del 3,12% de 2010 al 3,22% de 2011, muy lejos del límite del 1,5% fijado). Las medidas acertadas redujeron el déficit al tiempo que aumentaba el Producto Interior Bruto per cápita: el PIB per cápita en Galicia fue de un 9,27% por encima de la media nacional, frente al PIB per cápita andaluz registrado en un 24,4% inferior a la media nacional.

Esto demuestra que cuanto antes tomemos medidas, antes nos libraremos de las cifras negativas que lastran el crecimiento. En Andalucía y en toda España. Sólo hay un camino. Y está claro cual es. Rememos en el mismo sentido. Recorramos el camino que nos lleva a la recuperación. Que nadie se deje llevar por egoísmos políticos. Porque estamos ante un gran reto: salir de la crisis sin que Andalucía ni los andaluces se queden en el camino. Y como todos los grandes retos, sólo se consiguen sumando y nunca restando. Ai

 

Juan Ignacio Zoido

Presidente del PP Andaluz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *