El turismo de salud se afianza como motor de la economía andaluza, con Málaga como referente

Cada vez son más los ciudadanos de todo el mundo que incorporan salud y bienestar a su demanda de turismo tradicional, y que para disfrutar de esta combinación eligen España como destino. Esta apuesta ha convertido al turismo de salud, que a nivel internacional mueve al año 75.000 millones de euros según datos de la OCDE, en un sector estratégico para la recuperación económica nacional, y muy especialmente en Andalucía. Informa Spaincares, el clúster español del turismo sanitario, que esta próspera actividad genera un volumen de negocio en el país superior a los 7.000 millones de euros anuales y que crece cada año, caracterizándose por el elevado gasto medio por visitante, que puede superar entre seis y diez veces el del turista vacacional. En este escenario, Málaga, y sobre todo la Costa del Sol, se erige en uno de los referentes fundamentales de este segmento, por su elevado nivel de equipamientos especializados al alcance del ciudadano.

ESPAÑA se ha convertido en uno de los destinos preferidos por los extranjeros que persiguen mejorar su salud y bienestar, frente a aquellos que únicamente desean conocer nuevos lugares. Las estadísticas indican que muchos de los turistas que buscan prevenir futuros problemas de salud y mejorar su calidad de vida visitan Málaga durante sus periodos de descanso. Estos visitantes se caracterizan por tener un alto poder adquisitivo –su gasto diario es muy superior al del turista de sol y playa- y buscan un destino que aúne la calidad en bienestar con la turística, para lo cual disponen de una amplia oferta todo el año.
Este turismo especializado ha experimentado un crecimiento del 20% en el último año, ocupando España la quinta posición en la clasificación europea del International Healthcare Research Center. En este contexto, cerca de 15.000 turistas internacionales eligieron Málaga como destino en 2016 para mejorar su salud a la vez que disfrutaban de unas vacaciones, según datos del Instituto Nacional de Estadística.
La preferencia por localizaciones especializadas en Wellness indica un creciente interés por la medicina preventiva. El estudio realizado por Skift sobre el ‘Mercado internacional del turismo de lujo de 2017’ ha revelado que tres de cada cuatro encuestados preferían las experiencias turísticas que tuvieran como prioridad el cuidado del cuerpo. Contar con especialistas en dietética, alimentación y terapias como la meditación son requisitos indispensables para aquellos hoteles que quieran posicionarse como líderes dentro de este segmento.
En todos estos programas especializados se incluye una tecnología de última generación que está en continuo cambio y evolución, obligando a centros y hoteles a invertir grandes sumas para estar en vanguardia. Pero lo que más se valora es la utilización de productos, tanto en los tratamientos como en las dietas alimenticias, naturales e incluso de origen orgánico. En sintonía con esta línea están los balnearios, que como en el caso del Hotel Villa Padierna Thermas de Carratraca ofrecen al cliente una amplia gama de programas basados principalmente en los beneficios de sus aguas minero-medicinales.
Este Hotel Boutique con tan solo 43 habitaciones unido al Balneario, que data de la época de los romanos -quienes ya utilizaban sus aguas para sanarse de diversas dolencias-, se ha convertido en el destino por excelencia de toda persona que se preocupe por su salud y bienestar. El hotel cuenta con una ubicación privilegiada en el pequeño pueblo de Carratraca, en pleno Valle del Guadalhorce.
Las aguas del manantial de Carratraca están catalogadas como minero-medicinales y se clasifican como sulfuradas, cálcicas y magnésicas, y emanan a una temperatura de 18º C, óptima para conservar sus propiedades.
El agua sulfurada está reconocida como el más potente antirradical libre y antioxidante que existe, por lo que todos sus tratamientos son muy efectivos para lo que hoy se conoce como antiaging. La International Society of Medical Hydrology afirma, amparándose en estudios y pruebas realizadas, que las aguas sulfuradas pueden emplearse con eficacia en disciplinas médicas como la dermatología, la reumatología, la neumología, la otorrinolaringología o la ginecología. Y a ellas hay que añadir sus beneficios en materia de fisioterapia y rehabilitación, balneoterapia, medicina estética, fitness y deporte.
Basándose en las propiedades de las aguas, un equipo de médicos y terapeutas han diseñado unos programas enfocados a reeducar el cuerpo y la mente, cuya finalidad es conseguir una óptima calidad de vida y prevenir enfermedades a corto y largo plazo. Cabe destacar aquellos orientados a la pérdida de peso o simplemente a adoptar hábitos de vida saludables, basándose en una alimentación equilibrada, técnicas de relajación y rutina de deporte que se adaptan a las necesidades de cada persona.
En definitiva, Villa Padierna Thermas de Carratraca es uno de los exponentes más reconocidos de la red de hoteles y balnearios que atienden a un mercado en continuo crecimiento como es el del turismo de salud y bienestar. Ai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *