Marbella, motor de la recuperación inmobiliaria y del sector turístico

Rafael Salinas

Abogado urbanista y director general de Grupo Corporación Marbella

 

Nuestra ciudad vuelve a renacer tras una dilatadísima época de luces y sombras. Todos los indicadores muestran que lo hace y con un nuevo enfoque que pretende perdurar en el tiempo, tras entrar en una situación de desaceleración y de crisis en los años 2006-2007, es decir, casi tres años antes que el resto de nuestra economía nacional.

Rafael Salinas
Rafael Salinas

Sin embargo, hay que apuntar que al igual que los síntomas de la citada crisis se notaron en Marbella antes que en el resto del país, seguramente como consecuencia de su mayor dependencia internacional, no es menos cierto que, así mismo, ya se aprecian signos de un principio de reactivación tanto en el mercado inmobiliario como en el interés de grupos de inversión para el desarrollo de otro tipo de actividades económicas, inmobiliarias y turísticas, como de I+D+I. Estamos seguros de que estas iniciativas convertirán a nuestra ciudad en un nuevo modelo o referencia y que, una vez más, dinamizará al resto de los sectores productivos, tan necesitados de alicientes para su reactivación.

Marbella siempre fue pionera a nivel andaluz y nacional y estuvo en la vanguardia en el desarrollo de nuevas iniciativas económicas distintas de las que tradicionalmente han venido caracterizando al modelo económico en nuestro país, y ahora vuelve a mostrar esa capacidad de liderazgo que ha hecho de este destino turístico una referencia a nivel mundial.

Así, ya en la edición número 121 de esta revista (mayo-junio 2014) en el artículo ‘Un balón de oxígeno para Andalucía’ y con motivo de la reseña de la Jornada sobre el ‘Análisis y perspectivas del Turismo Residencial’, que se celebró en el Hotel Villa Padierna Palace, en Benahavís, se predecía el auge de la actividad inmobiliaria y de forma muy gráfica se decía que el turismo residencial “calentaba motores”. Afortunadamente, todos los pronósticos se han consolidado y la gran mayoría de los medios no han dejado de reproducir datos y artículos sobre el gran crecimiento del turismo en todas sus facetas en los meses estivales.

Es evidente que ello ha tenido consecuencias en el conjunto de los sectores económicos, especialmente en los sectores inmobiliario y turístico. Todos tenemos imágenes en nuestras retinas que hacía prácticamente una década que no se producían. Ha sido gratificante caminar por el Paseo Marítimo de Marbella o circular por la Milla de Oro contemplando la afluencia de visitantes a nuestra ciudad. Las estadísticas de nuestras empresas de hotelería y hostelería vienen a confirmar de forma objetiva nuestras individuales percepciones.

En otro orden, los datos ofrecidos por distintas empresas de tasación inmobiliaria y organismos públicos vienen a confirmar que la esperada recuperación ya no es tan solo un deseado anhelo, sino que se convierte en realidad, y demuestran que el número de transacciones tanto de primera como de segunda vivienda ha crecido de forma singular en nuestro entorno y de forma espectacular en relación con otras localidades y comunidades turísticas. Así, distintos grupos nacionales y extranjeros, estos últimos de capital ruso, árabe o norteamericano, han mostrado interés y han formalizado distintas inversiones en nuestra zona que vienen a predecir un futuro ilusionante y, esta vez, esperemos que con un modelo de mayor estabilidad y solidez.

 

Indicadores relevantes

 

Reforzando las tesis antes avanzadas trasladamos una serie de indicadores relevantes referidos a Marbella:

  1. a) La caída de la tasa de paro a cifras equiparables a las de hace cinco años, situándose 17 puntos por debajo de la media autonómica y siendo esta la más positiva del último lustro. Así mismo, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Marbella presenta las mejores cifras de afiliación a la Seguridad Social desde julio de 2009, lo que representa un repunte del 3,64% respecto al mes anterior y una variación interanual del 5,97%.
  2. b) Las solicitudes de Licencias de Obra Mayor aumentaron un 24,8% con respecto al año 2013, según el informe que presentó el edil de Urbanismo durante la Junta de Gobierno Local que tuvo lugar el 5 de agosto.
  3. c) Diferentes estudios recientes apuntan a la consolidación de Marbella como una de las ciudades españolas líderes en ventas de lujo, en transacciones de productos de alta gama. En apoyo de este dato, la prensa local recogía el pasado agosto la noticia del récord en la llegada de turistas de lujo en vuelos privados a Málaga, registrando el aeropuerto puntas de hasta 50 aeronaves al día, un 40% más que en 2013.
  4. d) La ciudad ha presentado una ocupación media de los hoteles de 4 y 5 estrellas superior al 90%, según datos ofrecidos por la Delegación Municipal de Turismo a comienzos del mes de agosto.
  5. e) En Marbella, tan solo entre enero y marzo de este año se adquirieron 890 inmuebles, lo que supone un repunte del 76,9% en relación con el mismo período del año 2013 y cuya tendencia ha continuado en los meses siguientes.

 

La Administración empieza a remar a favor

 

Por otro lado, tras las justificadas críticas de las que han sido objeto las instituciones y autoridades públicas, tanto por la confusa y compleja ordenación legislativa en estos temas, como por la falta de celeridad y agilidad en la tramitación de los distintos expedientes urbanísticos de planeamiento y de gestión, estas han venido implementando nuevas medidas de agilización y clarificación normativa, y han apostado por políticas de futuro que se basen en un nuevo modelo productivo que no se sustente en un solo sector y/o en un proceso especulativo en mayor o menor medida.

En este sentido hay que considerar las diversas iniciativas legislativas y reglamentarias que la Junta de Andalucía ha acometido en los últimos meses, que han permitido desbloquear planes y proyectos que se habían paralizado sin motivo aparente alguno, permiten un desarrollo más eficaz, ágil y racional de la tramitación urbanística, y otorgan a los potenciales inversores un mayor grado de certidumbre en este complicado campo. Todo lo anterior, sin que suponga ningún tipo de dejación de funciones por parte de las autoridades que deben vigilar por el buen cumplimiento de las disposiciones legislativas y que eviten los desmanes del pasado.

Con relación al nuevo modelo productivo, las primeras decisiones administrativas se adoptaron -entre otras-, en primer lugar, en el año 2006 con la aprobación del Plan de Ordenación Territorial (POT) y, en segundo lugar, en el año 2010 con la aprobación del nuevo PGOU de Marbella, que confirmando las directrices y criterios marcados en el citado POT establecieron diversos desarrollos estratégicos y de oportunidad.

En el mismo sentido, hay que considerar iniciativas como las llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Marbella con el Plan Estratégico Marbella 2020 que pretende, de forma consensuada con todos los implicados en el proceso (ciudadanos, profesionales de distintos ámbitos como arquitectos, abogados, ingenieros, promotores, constructores, representantes de los sectores hotelero y hostelero, de la cultura, etc.), diseñar una ciudad que responda a las necesidades de las futuras generaciones y que no deben reducirse a las actividades tradicionalmente desarrollas hasta el presente; deben contemplar a Marbella y su área de influencia como un nuevo y gran Centro Internacional de Negocios que aproveche la sinergia de todos aquellos que han decidido situar parte de sus intereses y a sus familias en nuestra localidad, facilitándoles que puedan gestionar desde aquí sus empresas acordes con el nuevo modelo de globalización.

 

Principales actuaciones previstas

 

Así, el PGOU de Marbella establece, entre otras, cuatro actuaciones principales en un eje transversal desde el mar a la montaña que van a transformar la ciudad para convertirla en la “Marbella Valley” del Sur de Europa, dando cabida en ella a nuevos espacios empresariales, tecnológicos, culturales, etc. del siglo XXI.

Nos referimos, en primer lugar, al ámbito de “La Serranía” donde se llevará a cabo uno de los mayores Parques Empresariales de nuestro entorno a nivel de la Costa del Sol y Andalucía, en el que se desarrollen actividades económicas y productivas con la implantación de las más avanzadas tecnologías y donde tengan cabida, así mismo, actividades de formación de nuevas generaciones que les permitan disponer de mayores posibilidades de inserción en el mundo laboral de nuestros tiempos.

En segundo lugar, hemos de citar el área de “La Cañada” que, partiendo de una Gran Superficie Comercial ya existente, tiene aún una importante actuación de Servicios Terciarios por desarrollar, en la que pueden ubicarse actividades terciarias y comerciales, así como ampliar las actividades de ocio tan demandadas por los ciudadanos que nos visitan.

En tercer lugar, hay que mencionar el actual Polígono Industrial “La Ermita”, así como su ampliación, no ejecutada, en el que una vez relocalizadas sus actividades en el Parque Empresarial “La Serranía” se procederá a la implantación de un nuevo concepto de actividades mixtas residenciales, económicas y turísticas (hoteles, oficinas, ocio…, la nueva city empresarial del Sur de Europa), que van a transformar el centro de actividades de la ciudad hacia un modelo más moderno, vanguardista y acorde a nuestros tiempos y con una nueva apertura al frente litoral del casco urbano.

Por último, y a continuación de la actividad anterior, nos encontramos con la construcción del nuevo Puerto Deportivo y Turístico de Marbella “La Bajadilla”, abriendo la ciudad al mar e integrándose en este. Estamos seguros que ese nuevo Puerto, con previsión de puestos de atraque de gran eslora y de un área comercial y de ocio de alto standing, lo convertirá en el Puerto Deportivo de mayor nivel de la Costa Europea, constituyendo un nuevo foco de atracción de turistas como ha ocurrido en nuestro entorno más cercano y que, a su vez, producirán nuevos ingresos y oportunidades para todos aquellos empresarios que deseen incorporarse a este nuevo mundo de oportunidades que redundarán, al propio tiempo, en toda la población de Marbella y de la Costa del Sol.

Dichas actuaciones tienen una declarada y marcada vocación territorial que, como decíamos antes, vuelvan a reforzar el carácter internacional de la Costa del Sol y a potenciar la marca “Marbella”, aprovechando para ello los grandes esfuerzos de inversión pública que se realizaron por las distintas administraciones. Podemos destacar la nueva terminal del aeropuerto internacional de Málaga y la conexión entre la Costa del Sol y Madrid por AVE, que permiten la conexión de Marbella con casi cualquier punto de Europa con una duración no superior a 3 horas. Todo ello sin olvidar la necesidad de un servicio ferroviario entre Málaga y Marbella, un trazado de la red de trenes de Cercanías de Málaga con el que la titular de Fomento, Ana Pastor, ha asegurado este verano estar firmemente comprometida.

Como datos más que relevantes de las consecuencias que se derivan de lo explicado hasta aquí se estima que con el conjunto de las cuatro actuaciones antes citadas se pueden alcanzar cifras de creación de puestos de trabajos que pueden situarse entre 10.000 y 15.000 Ai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *