Insur confía en superar los objetivos marcados para 2021 en su plan de crecimiento

Inmobiliaria del Sur (Insur) confía en no sólo cumplir, sino superar, los objetivos que se fijó para el año 2021 en el plan de crecimiento que desarrolla con sus dos áreas de negocio, la de promoción y venta de viviendas, y la de patrimonio.

“Vamos a superar los objetivos marcados a 2021 gracias a nuestro desempeño y porque la tendencia favorable del actual ciclo del sector nos acompaña”, aseguró el director general de la firma, Francisco Pumar, durante la presentación a analistas en la Bolsa de Madrid de los resultados del ejercicio 2018.

Así, en cuanto el negocio promotor, la firma asegura que el actual ritmo de construcción y entrega de viviendas permitirán en 2021 “alcanzar e incluso superar” el objetivo de dar las llaves de entre 2.000 y 2.500 pisos y lograr una facturación de entre 550 y 650 millones de euros.

Del mismo modo, en el área de patrimonio, Insur prevé sobrepasar el objetivo de que el porcentaje de ocupación de su cartera de edificios se sitúe entre el 85% y el 90%, dado que actualmente es del 82,4%, y la meta de que este negocio reporte ingresos anuales de entre 16,5 y 17,5 millones de euros.

En este sentido, la compañía asegura estar implementando la anunciada diversificación de su cartera, tanto geográfica, con su desembarco en Madrid con la promoción de dos edificios de oficinas, uno de ellos ya vendido, como de producto, con la promoción de hoteles, y de clientes.

A este respecto, ha reducido el peso que la Administración tenía en su cartera de inquilinos y, además, en la actualidad ninguno de ellos supone más del 10% de la facturación anual, según detalló Pumar.

En esta línea, el director general de Insur indicó que la compañía, entre otros proyectos, explora la posibilidad de construir viviendas para destinarlas al alquiler pero, en ese caso, siempre serían para terceros, dado que la empresa descarta cambiar su estrategia en patrimonio y que este tipo de activos forme parte de su cartera.

En cuanto al resto de los objetivos que Insur se marcó a 2021, uno de ellos, el de reestructurar la compañía para separar en dos firmas distintas el negocio promotor y el patrimonial, ya se cumplió en 2018.

El otro, el de elevar el valor neto de los activos (NAV) de la firma hasta situarlo en entre 350 y 375 millones de euros, también prevén alcanzarlo e incluso superarlo en dicho horizonte temporal, toda vez que a la conclusión de 2018 ya se situaba en 325,8 millones.

Capacidad para crear valor

“Insur presenta una gran capacidad para captar oportunidades y aprovecharlas creando valor a largo plazo tanto por su trayectoria y experiencia, como por su equipo humano y su modelo de negocio”, subrayó el presidente de la compañía, Ricardo Pumar.

En esta línea, los primeros ejecutivos de la firma manifestaron su confianza en que el mercado acabará “reconociendo la trayectoria y el desempeño” de la firma para que se refleje en el precio de la acción, que, según indicaron, actualmente cotiza con un descuento del 46% respecto al NAV.

Durante la presentación a analistas, Insur defendió el modelo de negocio que ha permitido a la compañía “sobrevivir” a todas las crisis, un modelo sustentando en sus líneas de negocio y en mantener un “riguroso control” de deuda y riesgos.

En este sentido, destacó que el hecho de que la firma construya sus propias promociones le permite esquivar la subida de costes que presenta el sector. Respecto al endeudamiento, al cierre de 2018 era equivalente al 36,2% del valor de los activos (‘loan to value’), por debajo del porcentaje máximo del 40% que la empresa se ha impuesto.

“Crecemos de manera sana y controlando el endeudamiento, y estamos comprometidos con el crecimiento sostenible de la empresa, creando valor a largo plazo”, subrayó el presidente de Insur. “El entorno es positivo para nuestra actividad y, a todas luces, permitirá creciendo de forma sostenible”, añadió el director general.

Insur presentó en la Bolsa de Madrid sus resultados de 2018, que arrojan un beneficio neto de 10,1 millones de euros, más del doble (+141,6%) que un año antes, gracias a la “positiva contribución” de todas las áreas de negocio y a la “aceleración” de la de construcción y venta de viviendas. La cifra de negocio de la inmobiliaria se disparó un 42,3% el pasado año, hasta sumar 120,3 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *