Four Seasons llega a Marbella de la mano de Villa Padierna

Si hace unos meses la sorpresa llegaba con la noticia de que Platinum Estates tenía previsto abrir en 2021 un Hotel W en Marbella, en septiembre era el empresario Ricardo Arranz quien anunciaba que Villa Padierna Hotels & Resorts, junto al fondo estadounidense Fort Partners, proyectan un resort de lujo en la ciudad bajo la enseña de la que para muchos es la primera marca hotelera del mundo: Four Seasons. Marbella empieza así a saldar una de sus grandes asignaturas pendientes, por la que Arranz lleva años clamando: la llegada de las marcas hoteleras de lujo.

Villa Padierna Marbella Beach Resort, que además del hotel contará con residences, private residences y villas, está llamado a ser el resort vacacional más lujoso del país. Con una inversión que rondará los 650 millones de euros, dio su primer paso a comienzos de octubre con la colocación de la primera piedra, en un acto que tuvo un amplio respaldo institucional, con presencias tan destacadas como la de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; el secretario general de la Organización Mundial del Turismo, Zurab Pololikashvili; y la alcaldesa de la ciudad, Ángeles

Muñoz. Entre otras personalidades asistieron también el consejero de Turismo, Francisco Javier Fernández; el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo; el secretario general de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad Urbana, Rafael Márquez; el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo; y el presidente de CEA, Javier González de Lara.

Y por supuesto, también estuvieron junto a Arranz sus compañeros de viaje en este megaproyecto: el fundador de Fort Parners, Nadim Ashi; el vicepresidente y responsable de Desarrollo de Negocio para Europa de Four Seasons, Bart Carnahan; y el director ejecutivo de la inmobiliaria Belga Immobel -encargada de la ejecución del complejo-, Marnix Galle.

El resort, cuyo plazo de ejecución se estima entre los tres y cuatro años, se levantará sobre una superficie de 400.000 m2, con una edificabilidad aproximada de 100.000 m2. Junto al complejo, una extensión aproximada de 700 metros de playa constituirá uno de sus principales atractivos. Está previsto que genere 3.000 empleos durante la fase de construcción y 750 puestos de trabajo fijos tras la inauguración.

Sin duda, este resort, destinado al turismo residencial más exclusivo y al viajero de alto poder adquisitivo, abre un tiempo nuevo para Marbella y la Costa del Sol, devolviéndole parte del glamour perdido en los últimos años y acercándole a destinos turísticos de primer nivel como Miami, Dubai o la Costa Azul.

El Four Seasons de Marbella, que llevará la firma del prestigioso arquitecto estadounidense Richard Meier, será el segundo de la cadena hotelera en España, después del que dentro de unos meses inaugurará en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *