El control de calidad en proyectos BIM

Por Miguel Ángel Sánchez Orgaz
Director técnico de Edificación y BIM Manager nacional en SGS,

y Lidia Montero Gómez
BIM Manager de Andalucía en SGS

LA metodología BIM aplicada a las obras de construcción se está implantando en nuestro país, y es necesario que todas las empresas implicadas en todo el ciclo de vida del edificio adapten sus procesos y procedimientos a esta metodología.

El control de calidad no podía ser menos, y por eso SGS TECNOS comenzó hace ya tres años con este proceso de adaptación, aprovechando todo su know how como empresa líder del sector. Este proceso comenzó con la formación del personal técnico, la adquisición del software y de hardware, y el desarrollo de procedimientos y aplicaciones capaces de conectar un modelo BIM con un dispositivo portátil (Tablet).
Un modelo BIM es una gran base de datos en la que todos los participantes cuelgan información, y de la que cada uno de ellos extrae la información que necesita para el desempeño de sus funciones. Partiendo de esta premisa, hemos desarrollado las herramientas necesarias para que los técnicos desarrollen las tareas de control desde el propio modelo, y sobre este queden las evidencias de dichas actuaciones y los resultados obtenidos en las mismas. De esta forma, el resto de agentes implicados en cada una de las fases del proceso, que dispongan de los privilegios de acceso necesarios, podrán verificar mediante la simple visualización del modelo el resultado del control, dado que los elementos inspeccionados cambiarán de color en función del resultado de la inspección.
Todo esto se logra una vez efectuada la digitalización de los procesos, y la eliminación del papel en las actividades de control. El inspector trabaja en todas las fases del proceso desde un dispositivo portátil (Tablet de última generación), y desde dicho dispositivo tiene acceso a toda la documentación actualizada del proyecto, y está permanentemente volcando los resultados de la inspección al modelo.

Actividades de control adaptadas a la metodología BIM

La adaptación de las actividades de control de calidad en obras a la metodología BIM abarca todas las fases del proceso:
Control de calidad del modelo:
Trabajando directamente sobre un archivo OPEN BIM, los técnicos realizan la parametrización de los elementos del modelo BIM con las actuaciones de control a llevar a cabo, de manera que se trabaja directamente sobre el modelo digital. Esto permite que queden identificados los elementos realmente controlados, y en función del resultado del control los elementos irán cambiando de color. Asimismo, desde el propio modelo se tiene acceso a la base de datos en la cual se encuentran los informes emitidos (formato digital).
Los trabajos de control y supervisión del modelo BIM incluyen tanto la revisión técnica y normativa del proyecto, como la supervisión del propio modelado, comprobando si se adapta a las especificaciones del cliente (nivel de detalle, uso, etc.), y si el modelo se ha construido respetando las prácticas básicas de modelado especificadas en las principales guías y estándares publicados al respecto.
Coordinación del modelo BIM:
Se comprueba la constructibilidad de las obras mediante la integración de modelos digitales 3D que representan las diferentes disciplinas intervinientes (arquitectura, estructura, instalaciones, etc). Para ello implantamos una metodología de trabajo que permite detectar deficiencias en los modelos y descoordinaciones entre especialidades tanto en fase de proyecto como en fase de obra. Nuestros técnicos y especialistas de obra realizan una inspección continua de los requerimientos de modelo (QA/QC Matrix), así como una detección digital de interferencias entre especialidades que reportamos automáticamente a los equipos de trabajo. Para aumentar la integración de especialidades favorecemos el intercambio Open BIM en formato IFC e implantamos un sistema de revisión digital que permite optimizar en equipo las soluciones constructivas de los proyectos. La coordinación digital BIM posibilita por tanto mejores procesos constructivos, optimizar el coste y sobre todo aumentar la calidad para el usuario final.
Implantación del gestor documental:
Una de las partes más importantes de nuestro trabajo es implantar y organizar el gestor documental del proyecto BIM. Se trata de una plataforma colaborativa tipo cloud donde el responsable del control de calidad cuelga toda la documentación de manera ordenada (la organización y el orden es determinante en un proceso BIM). Para ello, el responsable del control de calidad, conjuntamente con la propiedad y con la Dirección Facultativa, generará la estructura de carpetas e identifican a diferentes participantes que deberán tener acceso a cada una de ellas, y a partir de ahí se facilitan los accesos necesarios con el nivel que corresponda. Al gestor documental se puede acceder directamente desde el modelo BIM, o desde cualquier dispositivo con conexión a internet.
Control de calidad de las obras:
Para la realización del control de calidad de las obras hemos desarrollado una nueva metodología adaptada al BIM, la cual permite a los técnicos la utilización de nuevas herramientas digitales (tablets) y aplicar el potencial de las APP especializadas para entornos BIM. A través de la aplicación HERMES, desarrollada por nuestro equipo técnico, se trabaja siempre sobre el propio modelo, se tiene acceso a la documentación actualizada, y se produce una transmisión de la información en tiempo real lo que agiliza enormemente la toma de decisiones. Gracias a la herramienta HERMES, el técnico de control podrá trabajar en la obra sin conexión a internet, y una vez que el dispositivo se conecta se vuelca toda la información generada al gestor documental y al modelo BIM.
Commissioning instalaciones:
Mediante la misma sistemática que en los casos anteriores, los técnicos encargados del commissioning de las instalaciones trabajan directamente sobre el modelo BIM, dejando constancia sobre cada uno de los elementos y partes de la instalación comprobados de los resultados de las medidas y verificaciones realizadas, lo cual es de gran ayuda para el equipo encargado del mantenimiento durante la explotación del edificio.

Conclusión

La metodología BIM supone una nueva forma de trabajar y de entender el proceso de diseño, construcción y explotación de un edificio, y para ello es preciso adaptar los procesos tradicionales de control, a esta nueva metodología. Las nuevas tecnologías hacen posible esta adaptación, y el desarrollo de herramientas específicas de transmisión de la información posibilitan el trabajo en un entorno tan agresivo como el de una obra, en donde no siempre se dispone de conexión a internet. Estas herramientas permiten trabajar en un entorno digital, en el cual el uso del papel debe ser algo muy excepcional. Ai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *