Construcción con rostro humano

Susana Díaz Pacheco

Presidenta de la Junta de Andalucía

La Junta de Andalucía mantiene un compromiso fuerte y nítido con la función social de la vivienda, conscientes como somos del valor crucial que representa para avanzar en la igualdad y el bienestar de nuestra sociedad. Al mismo tiempo, sabemos que el sector de la construcción es fuente de riqueza y de empleo para nuestra tierra.

Partiendo de estas dos premisas, las actuaciones en esta materia son toda una prioridad en nuestra acción de gobierno, que concentra la mayor parte de los esfuerzos en prestar apoyo a las personas más vulnerables y con menos recursos y que, por tanto, tienen una mayor dificultad para acceder o sostener una vivienda.

El Gobierno andaluz viene ejecutando desde 2016 el Plan autonómico de Vivienda y Rehabilitación, que estará en desarrollo hasta 2020, y que se centra en tres grandes áreas de actuación: la lucha contra los desahucios, el fomento del alquiler y el impulso de la rehabilitación.

El plan está movilizando cerca de 730 millones de inversión pública, a la que hay que sumar la aportación también de los recursos de la iniciativa privada, por lo que la inversión global puede elevarse hasta cerca de los 1.400 millones, con una estimación de generación de empleo que supera los 40.000 puestos de trabajo.

Junto a ello, la reciente firma del convenio con el Ministerio de Fomento para la ejecución del Plan Estatal de Vivienda en Andalucía va a ser fundamental para potenciar nuestro plan autonómico y se convertirá en una herramienta para hacer más solventes y eficaces las políticas de vivienda en la comunidad.

El Plan Estatal supondrá una inversión global de 320,77 millones en Andalucía hasta 2021, lo que permitirá el desarrollo de un total de 95.265 actuaciones. Entre otros objetivos, se facilitará el acceso a una vivienda a más de 50.000 familias y se mejorarán las condiciones de vida de otras 44.965 familias gracias al desarrollo de actuaciones de rehabilitación, otra de las prioridades del Ejecutivo autonómico.

Además, la Junta ha retomado en los últimos años el impulso de la construcción de viviendas protegidas. Las primeras promociones impulsarán la construcción de 400 viviendas a precio asequible en los próximos años. Paralelamente, se ha abierto una línea de ayudas para fomentar la autoconstrucción o la edificación bajo formulas cooperativas.

Este conjunto de actuaciones son el ejemplo palmario de que el sector de la construcción es un aliado clave del Gobierno andaluz a la hora de garantizar el acceso a una vivienda digna a los colectivos más vulnerables. Y se trata también de un motor de la recuperación, de un ámbito importante para el crecimiento y la economía de Andalucía que tenemos que cuidar. Por ello, desde el Ejecutivo autonómico alentamos una construcción con rostro humano, que, por un lado, genera riqueza y empleo, y, por otro, es sostenible y favorece a quienes más lo necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *