Ai entrega sus II Premios en el marco del XVI Aniversario de la revista

La sede de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) en Sevilla acogió el pasado 28 de octubre, un año más, el acto del XVI Aniversario de la revista Andalucía Inmobiliaria, así como la entrega de los II Premios Ai. Intervinieron en la mesa Javier González de Lara y Sarria, presidente de CEA; Rosa Hafner Lancha, directora-editora de Ai; Juan Espadas Cejas, alcalde de Sevilla; Felipe López García, consejero de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía; Francisco Herrero León, presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla; Francisco Martín González, presidente de Gaesco; y Antonio Carrillo Alcalá, secretario general de CEA.

XVI Aniversario Andalucía Inmobiliaria
XVI Aniversario Andalucía Inmobiliaria


Como cada edición, más de un centenar de empresarios, profesionales y destacados miembros de los ámbitos político, económico y social de Andalucía y otros puntos de España, acompañaron a la publicación en tan destacada efeméride, entre ellos los miembros del Consejo Asesor de Ai, creado hace dos años.

La presentación del acto corrió a cargo del presidente de CEA, quien aplaudió “el esfuerzo decidido todos estos años de Rosa Hafner y todo su equipo”. Este compromiso ha supuesto, a juicio de González de Lara, “una gran tarea por el carácter de información especializada de la publicación y por dedicarse a un sector que ha pasado muy serias dificultades y que ha sido injustamente maltratado”. Afirmó que Ai lleva 16 años informando a la sociedad “con rigor y seriedad, aportando ese valor añadido de contar las preocupaciones y dificultades, éxitos y fracasos de los empresarios de la actividad inmobiliaria, verdaderos supervivientes de una crisis extremadamente hostil”.

Dirigiéndose a los presentes aseguró rendirse ante su “heroicidad”: “Habéis luchado con enorme esfuerzo, con enorme trabajo, dignidad, silencio y discreción en unos años hostiles para un sector que ha aportado tanto a Andalucía y al país y al que se ha demonizado injustamente”, para añadir que la revista siempre ha defendido y apoyado los valores de un sector empresarial “que debe volver a ser clave”.

A continuación, el secretario general de CEA fue dando paso al resto de los miembros de la mesa. Tomó la palabra el presidente de la Cámara de Sevilla, quien inició su intervención reconociendo “la labor de la publicación y de su editora, que durante 16 años ha sabido mantener esta revista con la que ha ilustrado al sector inmobiliario y de la construcción en Andalucía”. También Herrero alabó a los empresarios, “motor de un territorio y clave del desarrollo de futuro. Hay que reconocer el esfuerzo, la superación, el tesón y la valentía de los empresarios galardonados hoy y el resto de los que estáis aquí, pues sois los que generáis riqueza y empleo”. Por ello, animó a todos los presentes a continuar con su trabajo: “Los empresarios con inquietudes y capaces de superar los obstáculos que surgen por el camino, como vosotros, sois los que dirigiréis el futuro y daréis forma a la economía del mañana”.

Seguidamente, Antonio Carrillo le dio el testigo al presidente de Gaesco, quien también dedicó sus primeras palabras a Rosa Hafner, a la que felicitó por el 16 aniversario de la revista, un cumpleaños que entiende “especialmente meritorio en un contexto económico que aún sigue siendo difícil para todos, pero en especial para los ámbitos editorial y constructor, a los que pertenece esta publicación”. Lanzó a los invitados un mensaje de optimismo, expresando su “confianza en el futuro, en una recuperacion que empieza a notarse en las grandes cifras y que seguro que poco a poco irá alcanzando cada vez a más empresas y familias”. Aseveró que esa conquista habría de ser alcanzada entre todos, “con sentido de la responsabilidad confianza e ilusión, remando todos en la misma dirección”. Aprovechó la ocasión para desear al auditorio lo mejor para el próximo 2016, sin dejar atrás los muchos retos pendientes que aún tienen Sevilla y Andalucía en materia de construcción, que “a medida que se vayan materializando darán músculo al sector y fortaleza al sector y su provincia”. Por último, lanzó un deseo: “Quiero ver crecer a los empresarios a los que represento, quiero verlos generar riqueza en nuestra tierra y dar empleo a nuestra gente”.

Acto seguido, el secretario general de CEA dio la palabra al consejero de Fomento y Vivienda, quien inició su intervención reconociendo que, si bien ningún sector había sido ajeno a los problemas que habían afectado al conjunto de la economía y el empleo en el país, la contracción había sido especialmente fuerte en el sector de la construcción. “En Andalucía -apuntó-, henos pasado de casi 500.000 empleos ligados a la construcción a 130.000”. Afirmó esperanzado que “empieza a vislumbrarse un horizonte de esperanza”, e incidió en la necesidad de apostar por una actitud ante la vida más productiva, “saliendo del círculo vicioso del lamento, intentado convertirlo en un círculo más virtuoso de acción cooperativa y acción compartida”, donde lo público y lo privado colaboren para “empezar a apuntar un horizonte más esperanzador”.

Tras ofrecer algunos datos del sector ciertamente alentadores, recordó que no se puede deja atrás “cuál es el origen de los problemas sufridos y, por tanto, no repetir errores que han sido pagados con un altísimo precio por empresas, por trabajadores y por la sociedad en general”.

Desde su responsabilidad como consejero de Fomento y Vivienda trasladó el compromiso de “arrimar el hombro en una tarea que forma parte de la solución de problemas, que forma parte de la solución de problemas para el conjunto de la sociedad, también para los sectores sociales más desfavorecidos, pero que se convierte en oportunidades para las empresas”. Anticipó que el próximo plan de vivienda podría estar en marcha en el primer trimestre de 2016, y que va a representar un importante incremento de recursos, dedicándose fundamentalmente a dos líneas de actuación: la rehabilitación y el fomento del alquiler”, sin olvidar el desarrollo de nuevos suelos para la construcción de viviendas.

Sobre la obra pública, resaltó que se está tratando de recuperar todo lo posible la obra parada, dado que “la primera obligación es sacar todo el rendimiento posible a la inversión pública parada; antes de embarcarnos en nuevas aventuras la primera obligación es rentabilizar lo invertido”. Añadió el deseo de “alentar, trabajar y ofrecer soluciones”, para finalizar “agradeciendo la participación en el acto y felicitando a los premiados”.

 

II Premios Ai

 

Finalizado el primer bloque del evento, arrancó la ceremonia de entrega de premios, que fue presentada por Iñigo Galán, miembro del Consejo Asesor de Andalucía Inmobiliaria y socio director general de Inerzia Asesores Inmobilairios, quien empezó recordando a quien fue muchos años director de la revista e impulsor de estos galardones, Juan Hochberg.

El Premio a la mejor empresa recayó en Inmobiliaria del Sur, una firma constituida en Sevilla en 1945 que hoy está presente en Andalucía y Madrid, que entre otros tiene el gran mérito de haber superado la crisis del sector sin haber realizado una sola dación en pago ni haber aplicado ninguna quita bancaria, gracias a su política de adquirir suelo finalista, su estrategia de integración vertical, su fuerte vocación patrimonialista y la enorme experiencia de su equipo gestor.

Entregó el premio Francisco Herrero y lo recogió Ricardo Pumar, presidente del Grupo, quien a través de este premio quiso rendir homenaje a “las muchas personas que a lo largo de muchos años han dado lo mejor de sí mismos por el futuro de la compañía, por construir una compañía sólida, sostenible, capaz de sobrevivir a la crisis que azota al sector”. Apuntó la “orientación al largo plazo” y el hecho de situar al “equipo humano en la cúspide de la compañía” como las claves de la supervivencia de la empresa. Asimismo, reivindicó la importancia del sector constructor en la economía del país, animando a sus protagonistas, “una vez purgada una parte de los errores y los excesos”, a levantar la cabeza y apostar por la recuperación del sector, al tiempo que agradeció a la revista y a su directora por la “encomiable labor que viene realizando durante 16 años en pos de la defensa de la construcción”.

José Luis Sánchez Domínguez, presidente y fundador de Sando, fue galardonado a la mejor trayectoria empresarial, por ser la suya una historia de esfuerzo continuo hasta convertir a Sando en una de las compañías más importantes del sector en España, presente a día de hoy en numerosos mercados exteriores. Ha recibido numerosos reconocimientos a lo largo de su carrera, entre ellos la medalla de oro del mérito al trabajo, otorgada por el Rey Juan Carlos I.

Sánchez Domínguez, que recibió su premio de manos del presidente de CEA, aprovechó para agradecer el premio, felicitar al resto de premiados y también a Andalucía Inmobiliaria por sus 16 años de trayectoria, definiendo a la revista como “un referente en toda Andalucía”.

El premio a la mejor trayectoria profesional fue para Antonio Cruz y Antonio Ortiz, arquitectos titulados por la Escuela Superior de Madrid que han desarrollado proyectos en muchos capos de la arquitectura como estadios deportivos, viviendas, escuelas, estaciones ferroviarias o museos. La sede principal de su estudio, fundado en 1974, se ubica en Sevilla, aunque también tienen oficina en Amsterdam y oficinas asociadas en Madrid y Lugano. Su obra ha sido distinguida con numerosos premios nacionales e internacionales.

Cruz y Ortiz, a quienes entregó el galardón el alcalde de Sevilla, valoraron de manera muy especial este premio por venir “casi de la familia”. Reconocieron que, tras haber tenido una trayectoria muy internacional, “el hecho de que el premio venga de Andalucía Inmobiliaria y se haga la entrega en la Confederación de Empresarios te hace sentir de alguna forma un cierto sentido de vuelta a casa”.

La sede de Cajamar en el PITA (Almería), un edificio de oficinas que aloja a las empresas de servicios tecnológicos e instrumentales vinculadas al Grupo Cooperativo Cajamar, diseñado por el estudio de arquitectura almeriense Arapiles Arquitectos Asociados, se hizo con el premio al mejor proyecto inmobiliario. El edificio -inaugurado en febrero de 2015- destaca, además de por su funcionalidad y polivalencia, por su eficiencia energética y la sostenibilidad de las instalaciones.

Entregó el premio Antonio Carrillo y recogieron Manuel Giménez, director de Infraestructuras del Grupo Cooperativo Cajamar y Luis Fernández, director de Arapiles.

Giménez aseguró que en Cajamar siempre se ha perseguido combinar “el papel como entidad financiera con el de agente innovador en todos los ámbitos, fomentando la implantación de nuevas tecnologías y los criterios de sostenibilidad social, económica y ambiental en el trato diario con los empleados, clientes y proveedores”. Añadió que con este proyecto arquitectónico se quiso desde un primer momento responder “a las necesidades operativas del día a día y también a las exigencias, los valores y principios de responsabilidad social corporativa de la entidad”.

El premio al mejor proyecto innovador recayó en el Puente de la Constitución de 1812 en Cádiz, realizado por el Ministerio de Fomento, que se integra en el proyecto del Nuevo Acceso a la ciudad gaditana. Posee una longitud de 3.092 metros y 185 de altura, que lo convierten en el más alto de Europa. El coste de construcción ha sido de 510 millones de euros.

Entregó el galardón el consejero de Fomento, mientras el encargado de recibirlo fue el director general de Carreteras del Ministerio de Fomento, Jorge Urrecho, quien dedicó el reconocimiento a todos aquellos que han participado a todos los niveles, y a todas las empresas intervinientes en su construcción. Definió el Puente como un “reto técnico y económico, especialmente en los momentos de coyuntura económica vividos”. Afirmó sentirse “muy orgulloso de que a través de esta obra se haya demostrado que las empresas españolas pueden estar a la vanguardia y en cabeza en la tecnología en todo el mundo”. “Podemos hacer cualquier cosa -añadió-. Creo que esta infraestructura es un claro ejemplo de la Marca España, que tiene que servir de aliciente para poder presentarnos en todo el mundo con la cabeza bien alta”.

Por último, el premio Proyecto Ciudad Siglo XXI fue para Málaga, un auténtico paradigma de ciudad moderna, activa, cultural, transgresora y vanguardista desde múltiples perspectivas: proyección de futuro, planeamiento urbanístico, movilidad urbana, vocación turística, arte y cultura, etc., siempre con un denominador común: la apuesta por las nuevas tecnologías y la sostenibilidad. El jurado valoró de manera especial dos de los proyectos más singulares de la ciudad: el concepto de Málaga como ciudad inteligente (Smart City) y la rehabilitación del Soho Málaga, el conocido como Barrio de las Artes.

Recibió el galardón Francisco Pomares, concejal de Ordenación del Territorio y Vivienda del Ayuntamiento de Málaga, de manos del presidente de Gaesco. Pomares, tras alabar a la revista como un modelo de supervivencia, al haber logrado mantenerse durante 16 años con escasez de patrocinios públicos y privados, aseguró que “las ciudades son reflejo del espíritu de los ciudadanos que las habitan. No es la ciudad la que es moderna, abierta, cultural o transgresora, sino sus ciudadanos, sus empresarios de toda índole; es su ciudad, ellos la han construido y desde el ámbito público nada más que se les ha acompañado”. Se congratuló de que Málaga no sea “el fruto de una estrategia de dos o cinco años, ni de un gobierno o partido político determinado, sino del esfuerzo y el sacrificio de la gente que hace ya 40 años soñó con otra Málaga”.

 

Cierre del acto

 

Despidió el evento el alcalde de Sevilla, una persona muy vinculada a la revista desde su nacimiento. Argumentó que “es necesario hacer un reconocimiento al trabajo profesional de Rosa Hafner y su equipo, al consejo asesor y, en definitiva, a todos los que hacen posible que esta revista sea un referente en el sector inmobiliario”. Hizo extensivo asimismo el reconocimiento a los premiados en el acto.

Reflexionó acerca de la importancia del sector constructor en la economía, apuntando que “hasta que este sector no aporte lo que debe aportar al PIB regional, no habrá en Andalucía una recuperación económica suficiente. Eso no significa recuperarse en los mismos términos ni con el mismo modelo de sector que sin duda fue víctima de sí mismo en muchos casos, pero lo que sí está claro es que esta actividad como tal tiene que volver a recuperar un peso específico importante en la estructura económica”.

Sobre los presupuestos andaluces entiende que “con independencia de que todavía las inversiones no tengan la fuerza que le gustaría a todo el mundo, por razones presupuestarias evidentes, hay elementos como para empezar a levantar el vuelo; y en materia de vivienda también hay un escenario que permite ver que la rehabilitación de vivienda puede ser un elemento movilizador de recursos económicos importante”.

Mostró su confianza en que todos, políticos, el sector, las entidades financieras…, recorran juntos el camino para volver a recuperar el vigor necesario. “Por parte del ayuntamiento, de nuestro Área de Hábitat Urbano, vamos a poner todo de nuestra parte para que se logre un modelo de sector de la construcción diferente en los próximos años, mucho más rico, más productivo y más eficiente, y que eso se traduzca en resultados, sobre todo en aportación a la riqueza de esta tierra y al empleo”, sentenció. Ai

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *